Derechos humanos y educación.

    En esta entrada abordaremos el tema de los derechos humanos y la educación. Conoceremos el derecho humano de la educación, algunas de sus vulneraciones y la formación en derechos humanos en la escuela, cómo abordarlo y porqué.

       De esta forma comenzaremos con el derecho humano de la educación, y es que “El artículo 26 de la Declaración Universal de derechos humanos afirma que la educación es uno de estos derechos. Pero, además, establece que la educación es el derecho a través del cual se propone extender el conocimiento, promoción y defensa del resto de derechos.” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 44). La educación se impone así como un derecho universal al que todo el mundo debe tener acceso y debe poder disfrutar. “La educación, un derecho “habilitante”: que abre la puerta a otros.” (Symonides, 2005). Es, en este sentido la educación la puerta que abre todos los demás derechos humanos, siendo un camino al desarrollo integral de cada persona. La educación bajo mi punto de vista es la base de cualquier sociedad, cultura o individuo. El saber es poder, “el conocimiento es poder” como apuntaba Francis Bacon, con el que estoy de acuerdo totalmente. El derecho a la educación considero que ofrece posibilidades que facilitan el resto de derechos.

     “En la medida que la educación y los derechos humanos son concebidos como instancias culturales, las relaciones pueden multiplicarse pues todo tiene que ver, en algún momento, con la educación y, por supuesto, del mismo modo, todo puede relacionarse con los derechos humanos. Dado que la educación y estos derechos son asuntos humanos, culturales, las interrelaciones pueden crecer sin cesar.” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 37). La educación está íntimamente relacionada con los derechos humanos, puesto que es uno de ellos, pero además están comunicadas directamente entre sí. Tanto es así que los derechos humanos y la educación forman parte de un todo humano y cultural y permanecen en continuo contacto en tanto en cuanto sus relaciones se multiplican de forma exponencial.

    Aunque la educación esté considerado como un derecho humano universal, no lo encontramos en todo el mundo. Las vulneraciones de este derecho fundamental las hemos ido encontrando en muchos lugares del planeta tierra y cada vez conocemos más sobre este tema en las diferentes áreas, las más perjudicadas en este sentido son las subdesarrolladas. “Durante mucho tiempo la educación se ha considerado el garante número uno de ingresos, riqueza, estatus y seguridad. Con todo, millones de personas han quedado sistemáticamente excluidas o rezagadas, y cerca de la mitad de los niños en el mundo siguen sin tener acceso a la educación básica.” (Brown en el País, 2014: 1). La exclusión de muchos niños proviene de este hecho, el no poder disfrutar del acceso a la educación básica les ha dejado en desventaja frente a otros niños que si disponen de este derecho. Las desigualdades se ven incrementadas entre países, puesto que el derecho a la educación es fundamental y muchos no pueden disfrutarlo.

      Esta es la situación que encontramos en África, un país calificado como tercermundista. “Actualmente, alrededor de tres cuartas partes de las niñas no reciben educación primaria básica; en 2030 la mitad seguirá sin acceso. Asimismo, cerca del 90% de las niñas no pueden completar la educación secundaria; para 2030 esa cifra habrá disminuido a solo 20%. Además, mientras que los niños de África Subsahariana tendrán acceso universal a la educación primaria en 2069, las niñas no lo tendrán hasta 2086.” (Brown en el País, 2014: 2). Son datos sorprendentes a la par que alarmantes, que aún dentro de casi 15 años la mitad de las niñas siga sin acceso a la educación en este país es una vulneración en toda regla de su derecho humano básico. Pero las cifras no son esperanzadoras puesto que hasta 2086 no tendrán acceso universal a la educación primaria, 20 años por detrás del sexo masculino. Si estas suposiciones no mejoran tendrían que pasar 80 años para que las niñas de África pudieran acceder a la educación primaria tal cual lo hace hoy en día un niño de un país occidental. Es sin duda alguna una llamada de atención para nosotros como docentes, que en mi caso me preocupa, cómo siendo un derecho humano universal no llega a respetarse lo más mínimo.

       “La promesa de educación universal requiere que incluso aquellos en las circunstancias más difíciles tengan acceso.” (Brown, en el País, 2014: 2) Pero estamos ante una situación en la que no todo el mundo puede hacer uso de este derecho.

       El derecho a la educación según Katarina Tomasevski lo componen las cuatro “A”s: Asequibilidad (availability), Accesibilidad (accessibility), Adaptabilidad (adaptability), Aceptabilidad (acceptability). (Katarina Tomasevski en Aguilera Portalés, 2009: 52-53). Si alguna de estas ‘’A’’s es infringida el derecho no estaría siendo respetado, y podemos ver como en los peores de los casos no se cumplen ninguna.

     “Ahora que las puertas de las escuelas de todo el mundo vuelven a abrirse, la comunidad internacional debería renovar su compromiso de asegurar que todos los niños de todos los países tengan la oportunidad de franquearlas.” (Brown, en el País, 2014: 4) Brown aquí apuesta por el respeto a este derecho fundamental y un compromiso firme para que el acceso a la educación sea una realidad y no un deseo inalcanzable. Me sumo a su petición y apuesto por ello, aunque siendo realistas pocas veces los deseos tan ambiciosos ocurren en esta sociedad.

La educación de los derechos humanos.

     Como docente quiero resaltar la importancia del derecho a la educación así como los demás derechos humanos universales. Y así, “reconocer que la educación es el derecho encargado de trasmitir el conocimiento del resto de derechos humanos” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 38). En este sentido la educación tiene que ir encaminada a que los niños sean conscientes de estos derechos humanos que todos poseemos. En la escuela debemos tratar estos derechos y es muy importante trabajarlos.

     “Como educadores, necesitamos tomar conciencia no sólo de su importancia genérica -¿quién va a negar su relevancia para la convivencia?- sino como condición de posibilidad para diseñar proyectos de formación.” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 39). Como maestros tenemos que enseñar en derechos humanos y además a través de nuestra forma de actuar transmitir estos derechos universales. “Mostrar ante los alumnos la importancia del derecho a ser persona, esto es, a desarrollar un proyecto personal de vida, y el derecho a ser tratado humanamente.” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 40). Por ello a través del desarrollo de los mismos en el aula conseguiríamos en un futuro una sociedad más humanizada, ésta es la principal razón por la que deben trabajarse los derechos humanos, “se podría lograr un mundo más humano si las nuevas generaciones asumieran que todos las personas estamos unidas en un proyecto común de humanización a través de los derechos humanos.” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 40-41)

     “Si la teoría y la práctica democrática ya no pueden pensarse sin los derechos humanos ¿por qué no lograr lo mismo con la educación?” (Gil Cantero, Villamor Manero, 2009: 39-40). Esta es la pregunta que me planteé como futura maestra, y a la cual quiero dar respuesta con una serie de actuaciones, actividades y planteamientos para trabajar los derechos humanos en el aula:

  • Partir de una conversación con la clase en la que se den cuenta de sus necesidades básicas, lleguen a través de la deducción a enlazar con los derechos humanos.
  • Trabajemos una noticia cercana, actividades de la UNESCO para este tema.
  • Cuentos de la ONG ‘Maná’
  • A través de periódicos, en los que aparezcan noticias relacionadas con la vulneración de los derechos humanos, hacerles protagonistas de su propia noticia, una posterior asamblea y un mural que recoja todo lo trabajado.
  • Charla informativa por parte de la fundación secretariado gitano (similar a la que recibimos). También se pueden tratar los derechos desde esta perspectiva.

      Estas son algunas de las aportaciones que hicieron mis compañeros y algunas propias, muy oportunas a mi parecer para trabajar en el aula este tema tan importante. ¿Por qué? porque lo que hagamos en la escuela va a modificar y cambiar la sociedad, si desarrollamos una sensibilización, un conocimiento y aprecio hacia los derechos humanos por parte de los alumnos, fomentaremos el valor del diálogo, la creatividad, el pensamiento crítico… Es por ello que un docente, bajo mi opinión, debe conocer, enseñar, transmitir y promover los derechos humanos en la escuela.

     Aquí os dejo una imagen de Eleanor Roosevelt, activista  y diplomática estadounidense que participó en la formulación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y fue Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas desde 1946 hasta 1952. Creo que si conociese la situación actual de los derechos universales por los que ella apostó, probablemente estaría muy indignada, aunque ha habido un gran avance desde entonces, no es suficiente, aún queda mucho por lograr.

derechoshumanos

 

Bibliografía:

  • BROWN, G. (2014). “Educación para todos”. [versión electrónica]. En El País, 1-4.
  • GIL CANTERO, F. y VILLAMOR MANERO, P. (2009): “El derecho humano a la educación y la educación en derechos humanos”, en Aguilera Portalés (coord.): La enseñanza de los derechos humanos, CECYTE, N.L.-CAEIP, Monterrey. Pp. 37-60.
  • SYMONIDES, J. (2005): “Derechos culturales, una categoría descuidada de derechos humanos”, en revista Derechos Humanos, Núm. 74, julio-agosto de 2005.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s